lunes, 22 de diciembre de 2014

Me lo pido... 2015


Cada año por estas fechas ando raruna porque hago balance. Creo que se ha convertido en costumbre no comprenderme ni yo. Pero el caso es que creo que hacer balances en diciembre es necesario. Al menos para mí que me paso los días ideando nuevos proyectos. 
Hay una gran diferencia entre pensar y actuar. Como en todo, vaya. Como en todo.
Hay tan abismal diferencia entre decir y callar, venir o marchar, sostener o soltar...

Que aquí estoy, un diciembre más, valorando esta vez la necesidad de rescatar las batallas que ha habido que lidiar, sin saber si realmente sirve de algo mirarse las cicatrices. Ellas solo son una marca del camino, pero no el camino, ni tan siquiera el destino. 
No, este año no quiero mirar atrás. No hay lástimas, ni penas, ni arrepentimientos, ni momentos que destacar por encima de otros porque todos ellos me han conducido hasta estas líneas. 

2014 batallas mías y tuyas que me lees. ¡A ver si me pienso que la única que ha tenido un año movidito soy yo! ¿verdad? Pues no. Cada uno ha tenido lo suyo y ahí se queda, en cada hoja de calendario que hemos ido arrancando. Todo llega y todo pasa. No hay mal que cien años dure. 
A quien madruga Dios le ayuda. (Ja, este no pega pero es que me quiero reír).

Sí. Me reafirmo y lo repito. Quiero reír. Reír de todo y empezando por mí. Por mis dramas y mis excesos. Por mis carencias y mis deseos. Reírme de los desastres y las alegrías, reírme por ti, por mí y por todos mis compañeros. Quiero reírme de las lágrimas tristes y de las alegres. Y es que quiero sentir.

Quiero sentir ganas. Entusiasmo. Alegría. Coraje. Quiero salvarme como sea de este aire gris que envenena el cielo y a algunas personas. Quiero escaparme de quienes necesitan el lado oscuro para reafirmarse. Quiero sentir empatía, quiero sentir ternura, deseo, pasión. Quiero sentir el corazón latiendo, la vida, el amor. Quiero crear mi Universo Favorito. Rodearme solo de aquellas personas que estén dispuestas a hacer bueno y bonito. Personas dispuestas a equivocarse mil veces en su intentona por ser felices y reír. Gente que "la caga" porque "lo intenta", gente que en el intento, también gana. 

2015 besos.
2015 abrazos.
2015 sonrisas.
2015 carcajadas.
2015 orgasmos.
2015 canciones, lecturas, obras de teatro, conciertos, pasiones...
2015 versiones mejoradas de nosotros mismos.

Me lo pido, 2015. Quiero que este sea un gran año. Para mí, para ti que me estás leyendo y lo afirmas con dudas... es tan grande la inercia de que todo acaba por torcerse tarde o temprano que enseguida desfallecemos. ¡Pero no! Si el 2014 tuvo que ser el año de la Templanza para mí, este año, me consagro a la alegría, al buen rollo y al amor. Siempre tengo la frase de Gandhi en la mente: "sé tú el cambio que quieres ver en el mundo". Y que sigan tachándonos de locos, excéntricos, solitarios o difíciles. En realidad, creo que nos miran con ganas de sentir algo parecido a la locura aunque sea un momento. Porque para algunos, la dicha no nos es efímera. Con sus días mejores y peores, con nuestros problemas, que haberlos haylos, pero ¿cuál es el enfoque que quieres darle a tu mundo? 

Este año, me conmovió una frase que escuché:
-Era diferente. Era genial. Estábamos hechos una mierda, pero nos reíamos. Éramos capaces de darle la vuelta a todo. Me hacías mucho bien. Y yo a ti.

Me pido 2015 declaraciones así. Me pido 2015 pasos al frente. Me pido 2015 ataques de sinceridad.
Me pido 2015 honestidades brutales. Me pido 2015 amperios de amistad.
Canta Ruper Ordorika que hay que cuidar aquello que uno quiere. Otra lección a repetir en este 2015. ¿Quién no tiene que refrescar esta materia? Siempre os lo digo, ¡al lío! El mundo es de los valientes, de aquellos que no tienen miedo a soñar despiertos, aquellos que se atreven a visualizar 2015 escenarios diferentes dentro de su vida, porque todo, absolutamente todo, es relativo. Incluso estas palabras. Me pido 2015 letras y lectores, ¡por qué no! Me pido 2015 voltios de energía para llegar a todo. 2015 manos en el camino que me ayuden (como veis acepto mancos), 2015 chistes malos, 2015 aplausos, 2015 viajes, 2015 días y más y más y más, celebrando que aún estamos a tiempo de cambiar el mundo, aunque no sepamos cómo. 

Me pido 2015 sueños por cumplir. 
Me pido 2015 ilusiones.
Y es que sin ilusión, uno no puede vivir. 

Feliz Navidad personitas de mi blog. 
Gracias por haber llegado a este diciembre conmigo y por continuar 2015 veces más, porque también lo pido. La niña que habita en mí ha salido de paseo y en vez de ver anuncios de la tele ha visto escenas que quiere vivir... ¿te apuntas a resintonizar mi canal? Tiene 2015 opciones diferentes de hacerte feliz. Vamos poco a poco, no estamos solos, solo hace falta, como decía Mary Poppins -a la que años después plagió Celia Cruz-, "un poco de azúcar". 


Estoy segura de que si elegimos bien los apoyos y aprendemos a compartirnos, a todos nos irá mucho mejor. Me pido 2015 tardes de cafés o cervecitas. Me pido 2015 no-resacas (jaja, aquí he estado espabilada). Me pido 2015 compañías cuando haga falta y 2015 soledades cuando las necesite.
En realidad, lo bueno y lo bonito, me lo pido, 2015. 
Y que enero empiece siendo un Carnaval,
"azúcar" mi gente. Como dice la Gran Celia... "I am very glad, enjoy the show!"
(Estoy muy agradecida, disfruten del espectáculo).
Así que... a por los 2015 bailes.
Feliz 2015. Que nos lo merecemos.


2015 Besos

7 comentarios:

  1. Y que te lo traigan.xk hemos aprendido a pedir lo que nos merecemos.y como has dado mucho de lo q pides sería d justo equilibrio cósmico. Muchas gracias x guiarnos x mundos.Necesitaba lo q nos enseñas. Gracias x hacernos sentir especiales. Tú li eres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo equilibrio cósmico. ¡Qué bonito, Lander! Eskerrik asko.
      Anoche cuando leí tu comentario me emocioné mucho.
      Mil gracias de corazón. Por leerme, por seguirme y por acompañarme en este viaje de las letras que tanto bueno nos aporta.
      Besazo.

      Eliminar
  2. 2015, año impar, y por tanto fantástico y repleto de rima. Me apunto lo de los chistes malos. Un reto continuo.

    Sabrás que pides a discreción, pero no temas, en tu mano llevas la varita. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que lo de los chistes malos te tocaría, jeje. Me gusta lo del resto continuo. Y pedir a discreción, ¿por qué no? ¿Quién ha puedo el límite a los deseos?
      No sé si llevo varita mágica o no, Mr. Llevo ganas de cambio, ganas de bueno, bonito y más.
      Un beso más grande, plebeyo.

      Eliminar
    2. Errores que se han colado!!!
      Reto continuo y la pregunta es: ¿Quién ha puesto el límite a los deseos?
      Ya. Creo que no he tecleado de más ni de menos... o eso espero.

      Eliminar
  3. Con tu permiso... ¡yo también me lo pido!
    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin permiso, espero que sea más que concedido.
      Felices Fiestas y gracias por pasar por mi pisito.
      Un beso!!

      Eliminar

El arte de compartir reside en ofrecer aquello que posees; en este caso, me basta una de tus ideas o tus pensamientos. Una palabra. La mía es: GRACIAS