martes, 8 de noviembre de 2016

REPLANTEAMIENTOS

"Hace tiempo que descubrí que una mujer es muchas mujeres..." -Maite González Esnal
Viajes, frutas, barrios.
¿No os ha pasado alguna vez que os habéis descubierto a vosotros mismos contradiciendo vuestras propias creencias? ¿Disfrutando de algo que previamente habíais censurado? ¿Haciendo algo que siempre habíais dicho que jamás haríais?

"Donde dije digo digo Diego".

Creo que esta parte de la película la aprendemos tarde. Que nos educan para vivir estables en un mundo donde todas las figuritas deben permanecer igual en la estantería después de pasar el polvo y... claro, el día que una de ellas mira hacia la pared o se rompe, el pequeño micromundo de estabilidad, se tambalea.

Creo que el capítulo de cambiar la decoración lo aprendemos tarde también, como el de las rupturas, las pérdidas o lo poco importantes que son las figuritas en sí; porque lo verdaderamente importante es quién las puso ahí.

Los decorados cambian y nosotros, también. De a pocos, brusca, constantemente. Y nos convertimos en quienes dijimos que no seríamos jamás sin darnos cuenta y entonces entendemos a aquellos que fuimos y nos permitimos ser aquel en el que nos convertiremos. ¿Galimatías? Yo a día de hoy lo llamo evolución. Replanteamientos, ensayo y error. Comprobar en qué balda reposamos mejor, mirando hacia qué sol.

Estos días me estoy replanteando muchas cosas. Muchas. Demasiadas. La vida tiene un cariz tan intenso que no me permite relajarme. Al menos no me siento sola, sé que como yo hay muchos buscando dónde recolocarse, o valorando por qué es mejor este lugar o el otro. Es momento de preguntas, de espejos que devuelven respuestas que obligan a ponerse en movimiento. Veo el mundo tal y como está y no consigo quedarme quieta. "Las palabras se quedan cortas para decir todo lo que siento...". Sí, mi chiquilla también es lo más bonito del firmamento.

Si hace muchos años no hubiera encontrado respuestas en un libro a través de la voz de sus personajes, creo que jamás hubiera encontrado mi lugar en el mundo. Los libros me resituaron, me pusieron voz, decoraron mis espacios interiores. Llenaron de luz mi oscuridad y acunaron tanto las penas como las alegrías dando en la diana de mis emociones. Palabras que un día alguien necesitó escribir. Historias que muchos necesitaron contar y compartir.

En el 2009, cuando abrí mi primer blog, me convertí sin pretenderlo (y honestamente confieso que fue más una necesidad vital de escribir para mí misma) en el abrazo de mucha gente anónima que me leía desde diferentes lugares del planeta. En mis pensaderas de esta temporada está el motivo para que ahora no me entregue igual. ¿Miedos? ¿Vergüenzas? El anonimato era un lugar tan cómodo... Giré la figurita para ver el mundo y aún ando acostumbrándome a la luz. ¿Me daréis tiempo? No puedo dejar de replantearme volver.

Mr. Jones Country tiene tantas historias por contar...

En breve, exclusivas literarias que me alegran hasta el infinito. Talleres de escritura creativa con nuevas personitas, proyectos en colaboración con artistas que admiro, en marcha... ¿se puede uno quedar quieto realmente viendo la vida pasar? ¿Esperando a que alguien venga y lo sacuda con un trapo? Yo necesito movimiento, desempolvarme sola, replantearme, mirar al horizonte y ser yo la que sorprenda. "Soy el dueño de mis ruidos". Leo a la que fuera mi profesora, Maite González Esnal y la elegancia de sus letras me transporta. "Escribir es re-escribir, Itzi, no lo olvides". Y sonrío al imaginarme la cara que me pondrá cuando vea que le doy al botón de publicar con avidez, posiblemente habiendo dejado más de un cabo suelto en esta entrada. "Yo soy de otra generación, Itzi". ¿Qué hubiera sido de este mundo sin el don de la palabra?

Cuando Mundo Blog se hizo carne y hueso.
¿Conocéis a Gotan Project? Os dejo una de sus canciones que me transportan y me hacen sentir bien. "Vuelvo al Sur".
Y dice:
"Vuelvo al Sur como se vuelve siempre al amor. Vuelvo a vos, con mi deseo, con mi temor. Llevo el Sur como un destino del corazón. Te quiero, Sur".

Me chifla. Como la gente mediterránea a la que prontito visitaré y abrazaré, para volver a coincidir. Nos encontramos en las letras, nos leemos. Besos.


4 comentarios:

  1. Replanteate lo que quieras, pero jamás el dejar de escribir. Zorionak

    ResponderEliminar
  2. De todas maneras, no siempre los replanteamientos modifican la esencia. Epoca de ilusiones al calor del mar. Está muy bien, Itziar...bonito, seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mr. Siempre hay que replantearse y si es mirando al mar, mejor que mejor.
      Un beso.

      Eliminar

El arte de compartir reside en ofrecer aquello que posees; en este caso, me basta una de tus ideas o tus pensamientos. Una palabra. La mía es: GRACIAS