Primaveras ajenas

"No se puede vivir con tanto miedo a vivir"- Itziar Sistiaga. -Lejos en mí.

Lady My me ha pedido que le cambie el nombre. Que me invente un personaje nuevo para ella, temiendo que los antiguos lectores de este blog fueran a reconocerla por sus andanzas. 
-Escribe sobre cómo me ves ahora, Lady.
-¿Y si no te reconoces?
-Igual necesito un buen espejo.

Lady My vive ajena a las primaveras. No le tocan, no le llegan, no florece. A veces me gustaría preguntarle por qué o en qué momento dejó de extender sus pétalos a la vida y su propia vida a la vida misma, pero supongo que los dolores que padecemos nos encogen de tal manera que nos confunden e, incluso, llegan a hacernos sentir invisibles.

Apostó por su carrera y le fue bien, muy bien. Pero cuando un Mr. le ofreció un café no tuvo tiempo siquiera de aceptar. Después llegó una cerveza, un vino y distancia, porque no hay quien resista demasiados noes y siga esperando con fe. Al menos en el amor. 

Al poco, y tras haber adelgazado kilos y kilos de estrés, otro Mr. la invitó al teatro y en vez de mirarle a los ojos y responder, consultó una agenda llena de eventos y citas con bastante menos interés. Ese día regresó a casa triste y sobre todo, enfadada consigo misma. Se había visto en perspectiva. Se había dado cuenta de la mirada de desilusión de él en cuanto ella tomó la agenda y empezó a pasar páginas tratando de encontrar un hueco.

Las ganas abren los huecos. 

Las ganas rompen calendarios, 

las ganas taladran el tiempo.


-Lady, supongo que tengo miedo.
-¿Miedo? ¿Miedo a qué?
-A salir, no sé, ¡hace tanto que no estoy con un hombre! 
-Desde la prehistoria nos relacionamos igual. Ahora es incluso más fácil. Hablar, escuchar, reír, y si surge...
-No, no, me hables de sexo, Lady. Creo que se me ha olvidado.
-¿Y para qué trabajas tanto?
-Soy feliz. Me llena.
-Lo entiendo. Pero tu otra tú, ¿dónde está? No te digo que te eches a los brazos de cualquiera, ni que una pareja te dará algo que no tienes ahora estando sola, digo solamente que no le cierres las puertas a la diversión, a conocer, a reír, ¡la risa, Lady My, la risa! 
-Sé que tienes razón, Lady Jones. No consigo quitarme el miedo. Pienso en decir sí y de mi boca sale un no.
-Y así pasan las primaveras y llega el verano y tú sin florecer. La vida no va a esperarte, Lady. Te quiero demasiado como para decirte esto. Pero me jode que no te diviertas como cuando eras una Lady con menos trabajo y más sueños.
-Te lo pregunto porque sé que no vas a engañarme ni a contarme milongas. Y quiero que dejes por escrito este momento para que un día podamos releerlo y decir, "pasó".
-Es que todo pasa, Lady My. Todo pasa... y llegan otras cosas.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A veces escribo por encargo. Me gusta. Me gusta contar las historias de otros y darles mi forma. Ese diario mío y ajeno, como esas primaveras que no florecen porque no nos permitimos vivir, cuando cambiamos el orden de nuestras prioridades por las realmente importantes... 

Pienso que si hubíeramos venido a este mundo a vivir aislados, viviríamos aislados. En cambio, si somos millones de almas sobre esta Tierra mal cuidada, y tenemos la capacidad de hablar, de escuchar y de sentir, es nuestra obligación unirnos y formar equipo. Equipos de vida, equipos de una noche, pero equipos que nos nutran y nos hagan crecer y sentirnos menos solos. Uno puede ser muy feliz en su trabajo, pero no tener con quién comentarlo es un poco triste. Puedo estar equivocada. ¿Lo veis así? Yo siento que la vida merece ser vivida con intensidad, cara a cara, alma a alma.

Y como cantaba mi querido Serrat, verso a verso., de la mano de mi Machado, haciendo camino al andar.

 "Nunca perseguí la gloria, son tus huellas el camino, caminante no hay camino...
Se hace camino al andar, golpe a golpe, verso a verso."

¡Nos leemos!

pd. Por cierto, la ilustración es de mi admirada Catrin Welz Stein. Me encanta su trabajo. No es el primero que utilizo en esta página. Besos.

Itziar


Comentarios

  1. el miedo es consustancial con algo de inseguridad, con unas gotas de desconfianza y en el fondo también con la satisfacción de sentirse seguro/a en la torre de marfil donde residimos. Yo a los personajes no los dibujo también pero debería incorporarse siempre algo de maldad, egoísmo, capaz de humanizar el lado oscuro del que siempre aborrecemos mas que aparece al otro lado de la almohada

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sugiere usted, Mr. que hable del lado oscuro del corazón?

      Eliminar
    2. son los héroes que más juego dan

      tan bien...debería poner arriba...el corrector es el lado oscuro de un móvil

      Eliminar
    3. Los héroes trágicos... Me gusta centrarme en la Luz de las personas, en la chispa que enciende una mirada y el alma. Pero veremos cómo agrado a este público que pide vislumbrar el lado oscuro... Reto aceptado. Besazos, Mr.

      Eliminar

Publicar un comentario

El arte de compartir reside en ofrecer aquello que posees; en este caso, me basta una de tus ideas o tus pensamientos. Una palabra. La mía es: GRACIAS